Accesso ai servizi

POESIA DEDICATA A VIRLE

Dedico esta poesía al pueblo de Virle Piemonte, en ocación del hermanamiento con el pueblo de Colonia Vignaud (Argentina) y en especial al Sr. Intendente de Virle Don Graziano Lardone y a su esposa Doña Sara Macchieraldo. La Autora

VIRLE PIEMONTE (La piccola Venezia)
Virle, pueblo pleno de encantos y de ensueños,
de cantarina "bealera" que arrulla sus calles,
del bueno y campesino aroma de heno,
del soleado madrigal que enjoya sus valles.

Virle, "antico adagio" de otros tiempos
que se hunden en el alma del viajero
y al conocerlo descubre en el cantón perdido
un beso de amor de dos ... en un te quiero !.

Se siente la historia de mil años
en los hombros agobiados del virlese,
pero hay una fuerza que permanece erguida
en toda juventud que lo amanece.

No siempre el Monviso se descubre,
pero allí está como un emblema permanente
de un vigía que cuida a su retoño
y nos habla del tiempo y de su gente.

Virle guarda la inquietud de un desafío;
Virle, vive, crece, piensa, trabaja ... siente;
Virle sabe que acarrea un fuerte brío
y es por eso que luchan ... y por eso vencen.

El verdor que va creando en su entorno
todos los años reverdece, fervorosamente
y los animales que pastan en mullido lecho
premian con la abundancia de la leche.

Virle, son los pobladores que se juntan
a la sombra de la Capilla San Antonio,
pero es Santa Ana que con su manto cubre
al pueblo italiano que orgullosa ... nombro.

Virle son campanarios que acompañan
con tañidos sonoros y ecos brillantes;
Virle son bicicletas sin edad y sin años;
Virle sólo se conoce recorriendo sus calles.

Quizás no a todos los inquiete los mismos ideales,
quizás haya algunos que negativamente piensen,
quizás haya quienes malgasten las propuestas,
por eso, mueven mas a la lucha, a los que a Virle quieren.

No son virleses los que se nombran sabios
ni son aquellos que envidian y que jamás proponen,
no son ... no, los que juzgan, los que mienten,
o se creen líderes con ostentosos dones.

Virleses son los que en cada mañana
se empeñan en crecer día tras día
y realizan con dignidad cada trabajo
con el tesoro natural de la alegría.

Los que en cada festejo olvidan penas
al son del vals, polka, mazurca ... algarabía,
o cantan al compás de "fisarmónicas"
canzonetas que nos llenan la vida.

Rememorando tiempos donde seres queridos
se alejaron y ya no habitan este suelo,
pero los sentimos aquí, a nuestro lado,
con su cariño, su labor y sus ejemplos.

El Castillo emerge su presencia
seduciendo con sus pinturas, históricas vivencias,
fantasiosas figuras de amores y recuerdos
hay en cada enigmática secuencia.

Fueron señores valientes y feudales
que abandonaron la herencia entre sus muros
cargados de sueños cuyas hiedras abrazan,
protegiendo a seres de otros mundos.

Todo nos habla de este Virle que hoy perdura,
cual humilde y cálido palpitar de un pueblo
que, bajo la tricolor, itálica y ondulante bandera
supo valorar pobladores a través del tiempo.

Virle es la Iglesia, el Castillo, el Huerto,
el Cementerio, sus mágicos maizales,
la Escuela, el Asilo, el Heno,
la salvia, el "fritto misto" y pastizales ...

Levantemos al cielo una oración fervorosa
y que la gloria corone el vivir de cada día,
con la fe puesta en Dios, con el alma en la Patria
y el futuro en los hijos que alegrarán la vida.

Norma Gagliardi de Macchieraldo
Virle, Agosto 30 de 1997


Ignora collegamenti di navigazione




123movies